Possibly the best book read this year -just saying

sulthpin boulevardMichael Rodriguez and Nunzio Medici have been friends for two decades. From escaping their dysfunctional families in the working-class neighborhood of South Jamaica, Queens to teaching in one of the city’s most queer friendly schools in Brooklyn, the two men have shared everything. Or so they thought until a sweltering night of dancing leads to an
unexpected encounter that forever changes their friendship.

Now, casual touches and lingering looks are packed with sexual tension, and Michael can’t forget the feel of his best friend’s hands on him. Once problems rear up at work and home, Michael finds himself seeking constant escape in the effortless intimacy and mind-blowing sex he has with Nunzio. But things don’t stay easy for long.

When Michael’s world begins to crumble in a sea of tragedy and complications, he knows he has to make a choice: find solace in a path of self-destruction or accept the love of the man who has been by his side for twenty years. 

Here follows Miki’s review; for the record, we all bought copies of this book, in fact Fra bought two copies.

Before I start with my review, I want to say something about why I choose to do it in Spanish. First, because it is a beautiful language. My mother tongue. And I work daily writing and editing in Spanish so I know it very well, and I feel more comfortable with it. But second, because we (Karen, Fra and myself, of course) embrace diversity in all its forms, and even if we all agree with the respect for the LGBT rights, it is not as widely expanded when we think about cultural diversity, and the respect of the multiple characteristics that people have around the world. And this is particularly important in Sutphin Boulevard. It comes with full force from inside the text, with knowledge, accurate cultural and historical background, respect and so much love, that if there is a moment when I proudly say I am from Latin American, is in this review. So, take your Google Translate and enjoy. If anyone has any doubt about a word, or an expression, I´m at your service 🙂 

Miki

Sobre identidad, diversidad y también amor.

Hay una uniforme línea de sensaciones y reacciones a esta novela, que siguen la misma lógica. Una comunión de emociones que nos hermana aún desde los más diversos y lejanos lugares, y que siento es una de sus más fantásticas características, porque no hay receta preconcebida para ese tipo de narrativa. O lo lográs o no.  Más allá de que un texto pueda estar mejor o peor escrito, cuyos temas puedan gustar más o menos al lector, ese profundo impacto tiene que ver con la mano de quien lo creó. Tal es así que puedo afirmar, sin atisbo de duda o temor, que Santino Hassell supera con mucha facilidad cualquier estructura de género literario en la que el sistema comercial, él mismo o sus lectores, lo quieran encasillar. Su talento va mucho más allá del “género m/m” entendido como uno de los tantos corset en los que es necesario ubicarse para poder formar parte del sistema editorial formal.  Y si algo me alucina, emociona y que agradezco día a día es esa (poco común) valentía para romper estructuras.

Sutphin Boulevard tiene varios ejes a destacar, pero creo que es honesto comenzar por aquel que más me emocionó, y es la mirada sobre la comunidad latinoamericana y su historia.  El libro abarca este tema, primero, desde el origen de Michael y su familia, llenando de detalles el relato con características culturales, hábitos, costumbres, formas idiomáticas, y hasta descripciones físicas, sin saturarlo ni omitir nada, logrando un bello balance que tiene perfecta precisión. Y no sólo por la investigación que requiere, sino porque lo acepta, lo adopta sin prejuicio y logra así que no se sienta extraño, ni forzado ni ajeno. E insisto con que este efecto no se genera SÓLO investigando o leyendo wikipedia.  Hay un profundo respeto.

Algo importante: desde México hasta Argentina, todos los países nos sentimos hermanos porque más allá de las ricas diversidades que nos diferencian, compartimos un mismo origen, y hemos sido víctimas de las mismas tragedias, matanzas, estigmatizaciones e invasiones. Por eso entiendo y comparto, aún siendo argentina, lo que mis hermanos del continente sienten, viven, piensan y aspiran.

En este sentido, tenía cierto temor previo con que el libro pudiera generar un efecto caricaturizador o estigmatizante, aún sin desearlo, en relación con estas tradiciones. Nada de esto sucedió, sino todo lo contrario, y eso se debe (insisto) a la mirada desprejuiciada y afectuosa de su autor (y de su editora *giño giño*).

Me fui por las ramas. Sigo por ahí. Además de esto, la incorporación de parte de la cultura latinoamericana se vislumbra, por un lado, en la perfecta corrección de todas las expresiones y frases en castellano que tiene el libro, SIN UN SOLO ERROR GRAMATICAL, y además, en algunos comentarios dejados al pasar respecto de nuestra historia más lejana, y también de nuestra historia más reciente. Paso a citar un comentario de Michael:

I’d already spied a few essays that stated Simón Bolívar had liberated South Africa, and it had led to me wanting to bash my face into a wall. I had no idea how things could go so wrong when I wasn’t in the classroom.

Y más adelante:

What bothered me the most about that unit being nixed was that most history teachers at McCleary skipped or glossed over Latin America entirely to focus solely on Europe, even though 85 percent of the student population was from Mexico, South America, or the Caribbean

Si pudiera iría a abrazarte, Sonny. Me emocionó hasta el punto de las lágrimas leer esto, así. No es un detalle menor, gente. Es la primera vez que leo un libro dentro del género m/m que dice tanto, que se planta política e ideológicamente con tanta claridad, respecto de la diversidad cultural, la historia de Latinoamérica y los enormes prejuicios que pesan aún hoy sobre nosotros.  El hecho simplemente de nombrar a Simón Bolívar, revolucionario, libertador y responsable de la emancipación de América Latina del yugo del Imperio Español, al lado de la palabra “liberated” tiene un peso gigantesco. Es sacarse del imaginario las ideas establecidas por el Imperio estadounidense sobre qué es el “bolivarianismo” en realidad.

Y todo esto me lleva a destacar otro punto maravilloso del libro y es el de la pertenencia cultural, el de mostrar la importancia de sentirnos parte de un lugar, de una historia, de una tradición, y lo difícil que es despegarnos de eso y cómo afecta indefectiblemente nuestras decisiones. Hay un mensaje casi universal, con el que todos podemos sentirnos identificados, más allá de conocer la ciudad de Nueva York o no, y es el de la identidad.

Siguiendo con las sucesiones lógicas, a su vez tiene que ver con el amor, con el afecto, la confianza y sus diversas formas de manifestación, y con el peso terrible que tiene el sentido de pérdida de alguna de ellas. O de todas. Y de cómo lidiamos con el dolor y también con la culpa. Es una perfecta historia de amor, pero en su más pura y maravillosa complejidad: hacia una pareja, hacia la familia, hacia otros afectos, hacia nuestra historia, nuestro lugar de pertenencia, nuestras redes de contención social, nuestro trabajo. Y la perfecta humanidad con la que reaccionamos ante el dolor, ante las grietas de la vida.

Por eso es un relato duro, auténtico sin ser forzado, acerca de la diversidad en muchas de sus formas. Es a la vez complejo, con múltiples capas posibles de ir desanudando en sucesivas lecturas, pero que se construye con un lenguaje sencillo y accesible, que no necesita caer en convencionalismos, o salidas fáciles, ni en una narrativa rebuscada, grandilocuente, llena de giros o palabras rebuscadas, para mostrar una historia narrativamente rica y variada. Me parece que gracias a esto es que, además, deconstruye y logra romper con miles de lugares comunes y estereotipos, que son muy frecuentes dentro del género m/m.

Otro punto que destaco es la fuerza arrolladora e independiente de los personajes “secundarios”. El relato es tan claro, tan nítido, tan múltiple y variado en sus recursos y líneas narrativas, que es posible saber, sentir, conocer a aquellas figuras que forman parte de lo que le sucede a Michael. Y quien más brillo tiene en esto es, sin dudas, Nunzio. Ay, Nunzio, Nunzio. Refleja la absoluta generosidad, belleza y fortaleza de la propia historia y, me animo a decir, del propio autor y padre de la criatura. Pero hay otros por allí que titilan en su maravillosa luz, y que esperan a que su historia sea finalmente contada.

Hay un punto que me gustaría destacar, y que lo hemos conversado con Karen y Fra. Y tiene que ver con, a granes rasgos, la forma que tiene la medicina y la salud mental estadounidense para tratar las adicciones en general. Que, dicho crudamente, no comparto en lo absoluto, porque refleja esta idea del “si querés, podés”; ese inútil positivismo que sostiene la cura en la pura fuerza voluntad, en el simple deseo. Bueno, no, no es tan sencillo. Es también esa mirada conservadora y completamente absoluta sobre qué es un adicto, y qué “hay que hacer para curarlo”. Pero también esconde la estructura comercial y capitalista de los laboratorios, que buscan imponer la lógica de que todo se cura con una medicación. Pura y llana postura ideológica y política. Lo que me gusta del libro es que, sin entrar en un análisis tan radical como el mío que puede espantar a alguno, se deja ver cierta mirada al respecto en los comentarios de Michael mientras está en tratamiento, y la total ausencia de cualquier bajada de línea sobre ello por parte del autor.

It was hard not to roll my eyes. The kumbaya, we’re-all-in-it-together attitude was starting to get on my nerves. Nothing was more absurd than expecting a bunch of cranky-ass drunks or addicts to become best friends because we were all drying out together.

O también:

Removing myself from the toxic situation that had caused me to spin out of control was one thing. Buying into this sharing-is-caring propaganda was another story entirely.

Chapeau a Sonny y a todos los involucrados en que esta historia, así escrita y con todos estos elementos, haya visto la luz. Y gracias desde el fondo de mi radical e inconformista corazón latinoamericano.

And here we have some amazing reviews from Kat, Fra and Karen.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s